Línea de Descuento o de Crédito ¿Qué opción es mejor para tu negocio?
17918
post-template-default,single,single-post,postid-17918,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
línea de descuento

Línea de Descuento o de Crédito ¿Cuál es la mejor para tu negocio?

Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

La línea de descuento y de crédito son dos herramientas financieras muy utilizadas por pymes y autónomos en el día a día de su actividad profesional.

Ambas aportan liquidez y financiación en momentos determinados de tiempo en función de las necesidades, pero ¿Cómo saber cuál de las dos es la mejor para nuestra actividad?

Pues en realidad no hay respuesta única, ya que la finalidad de estos dos instrumentos de financiación es distinta, tanto que una gran parte de empresas cuentan con las dos.

Pero empecemos por el principio…

¿Qué es una línea de descuento?

Una línea de descuento, al igual que la de crédito, es también un producto financiero que ofrecen algunas entidades con el fin de anticipar el pago de ciertos documentos como letras, pagarés, cheques, etc.

¿Cuál es su misión?

De esta forma si disponemos de una, podemos cobrar todos los importes pendientes a nuestros clientes sin tener que esperar a que se cumpla el plazo preestablecido. En definitiva, lo que obtendremos será liquidez inmediata. Este es un factor común a la línea de crédito.

¿En qué nos ayuda la línea de descuento?

En la obtención de liquidez inmediata. Imaginemos que por ejemplo en un mismo mes, todos los pagos que tenemos que recibir por parte de nuestros clientes, están aplazados a tres meses. Si tuviésemos que esperar al plazo de vencimiento para poder cobrarlos nuestro negocio sufriría graves consecuencias, ya que tendríamos que estar tres meses sin dinero en efectivo. Esto sería totalmente inviable.

La figura de la línea de descuento es ideal para estos casos.

¿Qué requisitos debemos cumplir para que nos concedan una línea de descuento?

Básicamente los mismos que para la línea de crédito. La entidad a la que se la solicitemos, realizará un estudio completo no solo de nuestra capacidad crediticia y de reembolso sino también de la de nuestros clientes.

Si alguno de ellos fuese insolvente, la entidad bancaria tradicional puede negarse a anticiparnos el dinero.

 

¿Qué es una línea de crédito?

Es un producto financiero que por lo general suelen ofrecer los bancos (aunque hoy en día existen otras alternativas), por el cuál se pone a nuestra disposición una determinada cantidad de dinero al que podemos acceder de forma inmediata.

¿Cuál es su misión?

Proporcionar liquidez de forma inmediata para hacer frente a posibles imprevistos y gastos extraordinarios.

Imaginemos que llega la  hora de pagar las nóminas de nuestra plantilla y todavía no contamos con la liquidez suficiente para hacer efectivo su pago. El motivo es que tenemos una remesa de facturas y documentos pendientes de pago por parte de nuestros clientes.

¿En qué nos ayuda la línea de crédito?

Si contamos con una, podremos disponer de ella para hacer frente a este gasto ordinario (el pago de nóminas) y en el momento que recibamos el cobro por parte de nuestros clientes repondremos la cantidad utilizada.

¿Qué requisitos debemos cumplir para que nos concedan una línea de crédito?

Al igual que con cualquier otra operación crediticia, las entidades bancarias realizarán un estudio de nuestro perfil, capacidad de reembolso, grado de morosidad, etc.

El hecho de no figurar en ningún listado de morosos del tipo ASNEF, RAI o CIRBE, ayudará a que seamos los candidatos idóneos para la concesión. También analizarán nuestra trayectoria empresarial en cuanto a la devolución de recibos, pago de impuestos y cualquier otro cumplimiento de pago.

Comisiones e intereses en una línea de crédito

Todas las líneas de crédito incluyen la aplicación de unas comisiones y unos tipos de interés que se pactarán en el momento de la firma. Lo que sí debemos de tener claro, es que por un lado pagaremos por la cantidad de dinero del que dispongamos, y por otro,  por la cantidad de dinero del que nos dispongamos. Es lo que se conoce por comisión de disponibilidad y no disponibilidad.

La comisión de no disponibilidad ha sido motivo de gran controversia ya que muchos piensan: ¿por qué tengo que pagar por un dinero que no he utilizado?

La respuesta de las entidades financieras es el coste de oportunidad. Es decir, si un banco pone a tu disposición una cantidad de dinero que no utilizas, está inmovilizando estos fondos para ti, por lo que no podrá prestárselos a otro cliente.

Esta comisión no siempre es cobrada por las entidades financieras.

¿Cuáles son entonces las principales diferencias entre una línea de crédito y descuento?

Una línea de crédito es comparable a una hucha financiera de la que echaremos mano sólo cuando lo necesitemos. Por tanto por ejemplo para gastos como compra de maquinaria o similares no será útil.

Lo ideal es reponer la cantidad dispuesta lo antes posible a la línea.

Una línea de descuento será un instrumento financiero a corto plazo ya que la entidad nos adelantará el cobro de recibos y documentos de nuestros clientes a cambio de unos intereses y comisiones.

También hay que decir que una no excluye a la otra, de hecho se complementan y ya hay entidades que ofrecen las dos en el mismo pack.

Ahora que ya tienes toda la información en tu poder, ¿Cuál es la herramienta más útil para tu modelo de negocio?

 

 

 

 

 

 

 

 

Designed by Freepik