Factoring sin recurso. ¿Cómo funciona?

/, factoring, Financiación para PYMES/Factoring sin recurso. ¿Cómo funciona?

Factoring sin recurso. ¿Cómo funciona?

By |2018-12-04T17:11:05+00:00mayo 31, 2018|Anticipo de Facturas, factoring, Financiación para PYMES|Comentarios desactivados en Factoring sin recurso. ¿Cómo funciona?

¿Sabías qué el factoring sin recurso es una de las herramientas más utilizadas por las compañías para obtener financiación a corto plazo?

El impago de facturas es uno de los principales motivos por los que muchas pequeñas o medianas empresas se ven obligadas a echar el cierre. El riesgo de quiebra se minimiza gracias a fórmulas alejadas de los préstamos bancarios tradicionales. Nos referimos al confirming, el anticipo de facturas o el factoring.

En este artículo nos centramos en una de ellas: el factoring sin recurso. Te explicamos cómo funciona y cuáles son tus ventajas.

¿Qué es el factoring sin recurso?

El factoring sin recurso permite que una empresa obtenga a corto plazo la financiación que precisa usando para ello sus facturas. Esta no asume el riesgo de impago en el caso de insolvencia por parte del deudor. Esta responsabilidad corresponderá a la entidad financiera contratada.

¿Qué supone esta fórmula? La empresa que vende bienes o presta servicios cede el derecho de cobro de los mismos a la entidad con la que firma el acuerdo de financiación. De esta forma la compañía recibe el dinero por adelantado de sus facturas y además evita todas las gestiones administrativas que se tengan que realizar en el caso de retrasos, impagos, etc

¿Qué actores intervienen en una operación de factoring?

En este tipo de operaciones hay tres protagonistas:

Cedente. Es la empresa o el freelance que presta sus servicios o vende sus bienes y que precisa financiación mediante el cobro de sus facturas.

Empresa factor. Es la entidad financiera contratada por el cedente para realizar el factoring.

Cliente. O la empresa deudora que tiene la obligación de realizar el pago en la fecha de vencimiento de la factura.

¿Quién puede hacer factoring?

Cualquier empresa que genere cuentas a cobrar. Su importancia queda reflejada en los datos estadísticos recogidos por la Asociación Española de Factoring. Según la AEF, este tipo de operaciones crecieron en España  un 12,01% en el 2017. La modalidad elegida en el 85% de los casos es la de sin recurso.

¿Qué se debe de tener en cuenta cuando se contrata un servicio de factoring sin recurso?

Aunque el proceso es sencillo la empresa deberá tener en cuenta una serie de cuestiones antes de su contratación.

La primera es conocer la solvencia, experiencia y garantías que ofrece la entidad de factoring con la que vamos a realizar esta operación.

El cedente y la empresa factor deben de firmar un contrato en el que se explique de forma detallada el procedimiento que se llevará a cabo. El deudor deberá estar informado.

El factoring sin recurso es aconsejable para empresas que trabajan para compañías de prestigio cuyas cuentas son claras y transparentes. En el caso de que no sea así también se tiene en cuenta el tiempo que lleva el cliente con el cedente y su historial de pagos.

¿Qué ventajas tiene el factoring sin recurso?

Se obtiene liquidez inmediata. La empresa que opta por el factoring sin recurso convierte las facturas emitidas en dinero líquido sin tener que esperar a la fecha de cobro de las mismas.

Permite la delegación de ciertas tareas administrativas. El cedente no destina ningún recurso a realizar este tipo de operaciones lo que supone un importante ahorro de tiempo. El resultado es que la compañía puede dedicar todos sus esfuerzos a producir y vender.

La entidad factor asume todo el riesgo de impago en caso de que el cliente se declare insolvente.

No necesita avales.

Es una herramienta válida tanto para clientes nacionales como internacionales.

El control estadístico o contable de las facturas es más eficaz.

Facilita la planificación de la tesorería de cualquier empresa.

Ventajas fiscales

· Los gastos financieros derivados pueden ser deducidos en el impuesto de sociedades según la legislación vigente. Si eres autónoma, la deducción se realiza en la propia declaración de la Renta.

· No es preciso abonar el impuesto sobre actos jurídicos documentados (IAJD). Esto supondrá un nuevo ahorro para la empresa.

· La empresa puede deducir el IVA que se carga en la operación de factoring ya que este es considerado como un IVA soportado.

Diferencias entre el factoring y otros instrumentos financieros similares como el confirming

Ambas son herramientas financieras que permiten a las pequeñas y medianas empresas obtener liquidez de forma rápida. En el caso del confirming el dinero que se obtiene sirve para pagar a los proveedores. Estas son algunas diferencias

· El factoring es un instrumento de cobro y el confirming de pago.

· Mientras el primero se realiza sobre los clientes, el segundo se hace sobre los proveedores.

· Con el factoring la empresa obtiene liquidez con respecto a las ventas de sus productos o la prestación de sus servicios. En el caso del confirming son los proveedores de esa empresa los que se aseguran el cobro de sus facturas.

 

Si necesitas conocer más datos de cómo funciona esta herramienta financiera consulta Finanzarel y no dudes en  preguntar en los comentarios.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info.

Aceptar