Crowdfunding vs Crowdlending

Crowdfunding vs Crowdlending

By |2018-12-04T17:10:56+00:00junio 5, 2018|Crowdfunding, Crowdlending, Financiación alternativa, Financiación para PYMES, fintech|Comentarios desactivados en Crowdfunding vs Crowdlending

La financiación alternativa sigue creciendo en España. Según un reciente informe publicado por Cambridge Centre for Alternative Finance (CCAF) y el BBVA, nuestro país es el quinto de Europa con mayor volumen de inversión en este tipo de operaciones. Los modelos de financiación más relevantes son el crowdlending y el crowdfunding. En este artículo explicamos en qué consisten y cuáles son sus principales diferencias.

¿Qué es el crowdlending?

Es un sistema de financiación alternativa a la bancaria en el que un grupo de inversores profesionales o institucionales invierten su capital en pequeñas o medianas empresas a cambio de un tipo de interés. Las plataformas como Finanzarel tienen como objetivo poner en contacto a las partes que intervienen en este tipo de operaciones.

El auge que ha tenido este tipo de financiación en los últimos años se debe en gran parte a la crisis financiera del 2008 que cortó el grifo de los préstamos bancarios a las pequeñas y medianas empresas.

Beneficios:

  • Es una importante fuente de capital para aquellas empresas que no han conseguido inversión a través de la banca tradicional.
  • Los costes de los préstamos son más bajos que los bancarios.
  • Los inversores particulares obtienen tipos de interés más altos que con los modelos tradicionales.
  • Aunque no está carente de riesgo este es mucho menor que en otro tipo de inversiones. En el caso de Finanzarel siempre se comprueba la solvencia de las empresas que forman parte de la plataforma.
  • Las tasas de morosidad son menores dentro del crowdlending.
  • No son necesarios los avales.

¿Quién puede invertir?

Las empresas y los particulares que quieran invertir parte de su capital en un proyecto que consideren interesante.

La cantidad de dinero que se invierta dependerá de los objetivos que se tengan. Algunos expertos del sector afirman que la cantidad mínima ronda los 2.000 euros y la máxima los 10.000 euros anuales por plataforma o los 3.000 si se trata de proyectos independientes.

En el caso de Finanzarel en este enlace podrás consultar las condiciones de nuestra plataforma.

¿Y qué es el crowdfunding?

También es una fuente de financiación alternativa a la banca tradicional. A ella han recurrido y siguen recurriendo numerosas pymes o freelance que buscan capital para desarrollar su negocio. Se le conoce también como micromecenazgo.

Es un modelo que tradicionalmente ha estado relacionado con proyectos culturales o sociales pero es válido para todo tipo de iniciativas: startups, proyectos de investigación, etc.

Los inversores depositan su capital a través de plataformas online. La compensación que recibirán por ello dependerá de la cantidad donada y también de los términos firmados en el acuerdo.

Si lo que se busca es una rentabilidad económica entonces nos encontramos ante el denominado crowdfunding equity. El concepto es similar al de la compra de una acción del capital de una empresa. El retorno de la inversión depende totalmente del éxito que tenga o no el proyecto.

Cómo funciona

· El titular del proyecto lo envía a la plataforma para su evaluación.

· El proyecto se publica en la plataforma durante un tiempo para que los inversores valoren el posible interés en él.

· Se promociona de forma que llegue a más inversores.

· Se cierra el proyecto en el momento en el que haya conseguido la financiación necesaria para llevarse a cabo.

Algunas diferencias entre el crowdfunding y el crowdlending

Ambos pertenecen a la financiación alternativa pero sus formas son muy distintas. A continuación veremos algunas de sus diferencias.

Riesgo. Este siempre es más alto en el crowdfunding ya que los inversores solo recuperarán su dinero si el proyecto en el que han invertido tiene éxito. En el caso del crowdlending el riesgo siempre es menor: el dinero siempre vuelve a los inversores en el tiempo estimado y con los intereses pactados.

Beneficios. Si hablamos de crowdlending los beneficios que obtenga el inversor están directamente relacionados con los tipos de interés que pacte. Por su parte, estos dependerán del riesgo del proyecto en el que invierta.

En el crowdfunding el beneficio depende exclusivamente del éxito del proyecto. Si fracasa por algún motivo el inversor no recuperará su dinero.

Garantías. En el crowdfunding no existen. El particular que quiera invertir deberá analizar con lupa el proyecto y ser consciente de que el éxito no siempre llega.

En el caso del crowdlending las partes interesadas firman un contrato en el que se establecen las condiciones en las que se devolverá el préstamo.

Seguimiento. Con el crowdlending es más fácil controlar cómo está evolucionando el proyecto ya que habitualmente el inversor recibe los pagos acordados de forma mensual. No sucede así con el crowdfunding ya que los gestores no están obligados a informar de forma periódica al particular que prestó su dinero.

 

¿Estás interesado en invertir tu dinero en algún tipo de proyecto? Contacta con nosotros y te informaremos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info.

Aceptar