Las Sociedades de Garantía Recíproca, SGR, son entidades financieras sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es facilitar a las pymes y autónomos el acceso al crédito bajo mejores condiciones. Según el último informe presentado por CESGAR, aunque las empresas cada vez tienen menos dificultades para lograr financiación, siguen existiendo algunos obstáculos que les impiden conseguir el capital preciso para desarrollar sus proyectos: la falta de garantías solicitadas, el precio de la financiación, etc.

En este artículo explicamos cómo funcionan las SGR y qué ventajas aportan a las pymes.

¿Cómo funcionan las SGR?

Las Sociedades de Garantía Recíproca están constituidas por socios partícipes y socios protectores. Los primeros son las pequeñas y medianas empresas beneficiarias de los avales. Los segundos son las instituciones, como las Cámaras de Comercios o las Administraciones Públicas, que aportan sus recursos a estas sociedades con el fin de mejorar su solvencia.

Las SGR son entidades sin ánimo de lucro y actúan bajo la supervisión del Banco de España. Su carácter es mutualista.

Algunas características.

  • Las SGR son consideradas entidades financieras.
  • Para su fundación es preciso contar con al menos 150 socios partícipes.
  • El capital mínimo preciso para constituir una sociedad es de 10 millones de euros.
  • Los socios no responden personalmente por las deudas de la sociedad.

¿Qué objetivos tienen?

Según explica CESGAR el principal fin de las SGR es facilitar el acceso al crédito de las pequeñas y medianas empresas, consiguiendo para ellas mejores condiciones relacionadas con los plazos y los tipos de interés. Pero hay más objetivos:

  • Dar garantías y avales para las pymes
  • Negociar las líneas financieras
  • Tramitar subvenciones
  • Ofrecer a los socios asesoramiento financiero
  • Otorgar formación financiera

¿Quiénes pueden beneficiarse de sus servicios?

Pues tanto pymes como autónomos, siempre y cuando necesiten crédito para sacar adelante su proyecto empresarial. Según CESGAR los dos casos más habituales son:

  1. El de las empresas y autónomos que no han conseguido las garantías solicitadas por la entidad financiera a la que pidieron crédito.
  2. Hay empresas y autónomos que sí poseen las garantías solicitadas por la entidad crediticia. Sin embargo, saben que si consiguen un aval de la SGR accederán a un crédito con mejores condiciones en cuanto a los plazos de amortización y el tipo de interés.

¿Cómo obtienen el aval de las SGR las pymes?

Estos son los principales pasos:

  • La pyme que desee el aval de la entidad deberá convertirse primero en socio partícipe de esta.
  • La empresa aportará toda la documentación precisa que permitirá a los analistas evaluar el riesgo de la operación y también la situación económica financiera de la pyme. El fin es buscar la financiación más adecuada para cada caso.
  • Si fuera necesario, se propone a las pymes interesadas alternativas financieras más adaptadas a sus necesidades.
  • El socio partícipe debe aportar a la SGR:
    • Una cuota de capital. Esta se reembolsará cuando al operación esté cancelada.
    • Una comisión de estudio, que se calcula según el riesgo de la operación.
    • Una comisión anual de aval en porcentaje sobre el principal pendiente de amortización.

Ventajas de las SGR para las pymes

  • Además de acceder más fácilmente a la financiación que necesitan para el mantenimiento de sus negocios, las pymes que trabajan con las SGR, suelen conseguir plazos de devolución más amplios gracias a los convenios que las sociedades negocian con las entidades de crédito. El plazo medio de devolución suele ser de ocho años.
  • Otra ventaja a destacar es la obtención de mayores importes por parte de las entidades financieras. Además, las condiciones de amortización y tipos de interés son mejores.
  • Como las SGR trabajan bajo la supervisión del Banco de España, estas pueden garantizar a las pymes la seguridad de todas las actividades que realizan.
  • Estas sociedades cuentan con expertos en financiación que ofrecen asesoramiento especializado a las pymes que lo necesiten. Les ayudan a conseguir mejores planes de financiación y proponen las alternativas más adecuadas a sus modelos de negocio.
  • También ayudan a canalizar y tramitar líneas de ayuda para pequeñas y medianas empresas.

¿En qué se benefician las entidades de crédito?

Es lógico pensar que no todo son ventajas para las pymes. Las entidades de crédito también se benefician de las actividades realizadas por las SGR. ¿De qué forma?:

  • Las SGR ayudan a la banca a captar clientes del sector pyme. Se pueden decir que son intermediarias entre los bancos y los emprendedores.
  • El estudio técnico de las operaciones corre a cargo de las SGR.
  • No hay riesgo de insolvencia.
  • La rentabilidad financiera mejora ya que las operaciones que son avaladas no necesitan provisión de insolvencias.

Foto de Negocios creado por freepik – www.freepik.es