En un año, la fuerza laboral femenina en las empresas del entorno fintech casi se ha duplicado. El número de mujeres en las plantillas ha pasado del 28% al 56,8%, según se recoge en el II Informe Fintech Women Network publicado por AEFI (Asociación Española de Fintech e Insurtech).

Aunque las trabajadoras ya son mayoría en las empresas del sector, solo el 11,1% de ellas son CEO, lo que significa que todavía hay muchas mujeres que lideran proyectos pertenecientes a empresas que no son de su propiedad.

La composición de las plantillas está cambiando pero todavía queda mucho que camino que recorrer para lograr la igualdad en el terreno laboral. En este artículo mostramos cómo es el perfil de las mujeres que trabajan en las empresas fintech.

En un año casi se ha duplicado el número de mujeres que trabajan en el entorno fintech

Según el estudio publicado por AEFI, hace un año el porcentaje de mujeres empleadas en las empresas fintech era del 28%. En 2019 esta cifra ha crecido hasta situarse en el 56,8%. La edad media de estas profesionales se sitúa entre los 34 y los 38 años.

Para la elaboración de este informe han participado 129 empresas fintech e insurtech y se han realizado encuestas a casi 700 mujeres. Estos son algunos de los datos más destacados del mismo.

Cargos y responsabilidad de la fuerza laboral femenina

En relación a la categoría profesional de las mujeres que trabajan en el entorno fintech, solo el 11,1% son CEO en sus empresas. Aunque la cifra siga siendo baja, si la comparamos con la del año pasado, un 2%, esta representa todo un éxito en el camino de la mujer hacia la igualdad laboral. ¿Qué otros puestos ocupan las trabajadoras de este sector?:

  • El 25,1% tienen cargos de alta dirección como director general o gerencia.
  • El 58% son directoras de equipos o departamentos.
  • El 5,5% tienen cargos técnicos.

Oportunidades de promoción

De las casi 700 mujeres encuestadas, el 38,9% cree que ellas tienen más oportunidades de crecer profesionalmente en las empresas que forman parte del entramado fintech e insurtech. Solo el 25% alberga dudas al respecto.

Eso sí, el 70% de las mujeres confiesa que para lograr sus objetivos a nivel laboral ha tenido que esforzarse mucho más que un hombre. Muchas reconocen que todavía queda mucho camino que recorrer para alcanzar la máxima igualdad en el entorno laboral. Sus miedos ante la maternidad o un posible fracaso suponen un freno para ellas a la hora de enfrentarse a nuevos proyectos.

En este sentido, más del 40% de las encuestadas afirma que sí se ha sentido discriminada en algún momento de su carrera profesional.

Nivel de estudios

Más del 90% de las mujeres empleadas en el sector fintech tiene estudios universitarios.

  • El 27,5% son especialistas en ciencias económicas
  • El 22,5% tienen puestos relacionados con la comunicación y el marketing
  • El 17,% posee estudios en derecho
  • El 15% son ingenieras
  • El 10% están especializadas en sociología.

AEFI afirma que el abanico de perfiles cada día se hace más grande: «no solamente las mujeres deben contar con una profesión afín a la tecnología y las finanzas sino mostrar una adaptación al cambio y capacidad de aprendizaje más rápido; con el fin de escalar posiciones dentro de la empresa en periodos más cortos que en una empresa tradicional”.

Conclusiones del estudio

Para Leyre Celdrán, business manager de la AEFI, la contribución de las mujeres en el sector financiero ha sido un elemento importantísimo para impulsar la igualdad de género en el trabajo. Sin embargo, también cree que «existen otros factores que nos invitan a seguir luchando para lograr una igualdad real y efectiva, con las mismas oportunidades que los hombres para ocupar puestos directivos y de responsabilidad, según nuestros conocimientos y aptitudes”.

Según se desprende del estudio es preciso fomentar el emprendimiento entre las mujeres que forman parte de este ecosistema. Es cierto que cada vez hay más trabajadoras que lideran proyectos pero estos deberían ser cada día más grandes y ambiciosos.

La educación en el hogar y las políticas públicas son la mejor base para alcanzar una verdadera igualdad de oportunidades. «El mayor reto es concienciar a la sociedad de esta necesidad».

Las compañías con una fuerza laboral más diversa tienen más beneficios

Así lo señala un estudio elaborado por McKinsey sobre la importancia de la diversidad en las plantillas de las compañías. La investigación se hizo en empresas de Canadá, América Latina, Reino Unido y Estados Unidos y estas fueron algunas de las conclusiones a las que llegaron tras analizar los datos:

  • Las empresas con más diversidad étnica y racial en sus plantillas tienen un 35% más de probabilidades de obtener beneficios.
  • Si hablamos de diversidad de género el porcentaje de obtener más rendimientos a nivel financiero se sitúa en el 15%.
  • En el Reino Unido, por ejemplo, las empresas que tienen más beneficios son aquellas en las que los equipos directivos están compuestos por hombres y por mujeres.

Foto www.freepik.es