El concurso de acreedores es una medida de la que puede echar mano una empresa en caso de encontrarse en una situación de solvencia comprometida. En este artículo vamos a contarte en qué consiste un concurso de acreedores, quién puede solicitarlo y cuáles son las diferentes fases por las que debe pasar una vez iniciado.

¿Qué es el concurso de acreedores?

Se trata de un instrumento que puede solicitar una empresa cuando no dispone de la suficiente liquidez para hacer frente a sus obligaciones deudoras. Se considera entonces un sistema de garantía crediticia.

La misión del concurso de acreedores es mantener la actividad de la empresa para evitar despidos y consecuencias sociales a la vez que la empresa hace frente a sus obligaciones mediante una serie de pasos.

A modo de resumen, con el concurso de acreedores se pretende conseguir:

*Que la empresa pueda continuar con su actividad a la vez que reestructura su deuda.

*Evitar despidos y consecuencias sociales adversas para sus trabajadores.

*Facilitar el cobro a los diferentes acreedores.

Si no existiera este instrumento, los acreedores liquidarían el patrimonio del deudor y probablemente solo recuperarían una parte de sus créditos además de finiquitar la actividad empresarial y eliminar puestos de trabajo.

¿Cuándo se puede solicitar un concurso de acreedores?

Para solicitar un concurso de acreedores deben de darse dos circunstancias:

  • El deudor posee deudas con una multitud de acreedores. Es importante el término multitud ya que si se tratase de uno o dos acreedores se procedería a una simple reclamación de deuda sin tener que llegar a este proceso.
  • No puede pagar a ninguno de sus acreedores.

Las deudas pueden ser actuales o inminentes. La inminente ocurre cuando el deudor prevé que no podrá cumplir de forma regular y puntual a sus obligaciones.

Una vez iniciado el proceso, se analiza la situación de todos los acreedores de forma escalada para que puedan ir cobrando de forma proporcional sus deudas. De esta forma todos adquieren derechos de cobro evitando que solo repercuta en unos pocos.

¿Quién puede solicitar el concurso de acreedores?

Este procedimiento puede ser solicitado por el deudor o por los propios acreedores.

Si lo solicita el deudor (concurso voluntario):

Es necesario que aporte una serie de documentación como la que sigue:ç

  • Una memoria económica.
  • El inventario de bienes y derechos que integran su patrimonio.
  • Una lista de acreedores.
  • Relación de trabajadores e identificación del órgano de representación.
  • En caso de tener obligaciones contables, deberá aportar las cuentas anuales, informes de gestión y auditorías, así como otros documentos contables correspondientes a los tres últimos ejercicios.

La finalidad de esta documentación es demostrar que efectivamente la empresa pasa por una situación comprometida de liquidez.

Si lo inician los acreedores (concurso forzoso: esto suele ocurrir cuando el propio deudor no está dispuesto a hacerlo), también es necesario que aporten una documentación:

  • El mediador concursal.
  • Los socios personalmente responsables.
  • En su caso, los acreedores del fallecido, sus herederos o los administradores de la herencia.
  • Cuando se manifieste la insolvencia en el seno de un proceso penal por delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico, el Ministerio Fiscal.

¿Existe un plazo para solicitar el concurso de acreedores?

Si existe. Una vez que el deudor sea consciente de la situación financiera de su empresa, está obligado a solicitar el concurso de acreedores en un plazo de dos meses. Durante este tiempo está en su derecho de iniciar diferentes negociaciones para alcanzar un acuerdo de refinanciación y de ser así, debe informar al juzgado de sus acciones.

Por otra parte, desde que se presenta la solicitud del concurso, los bienes o derechos de la empresa necesarios para salvaguardar la actividad de la misma, no podrán ser ejecutados.

Además durante el periodo de negociación el deudor está en su derecho de solicitar que no se haga pública la situación en ningún registro para que socialmente no afecte a su reputación de marca.

Fases del concurso de acreedores

1- Fase Común

Incluye:

»Solicitud de la declaración concursal y estudio por parte del juez.

»Resolución del juez declarando o rechazando la solicitud de concurso

»Cálculo de la masa activa de la empresa

»Cálculo de la masa pasiva y clasificación de créditos»

2- Fase de Convenio

Esta es una fase en la que se presentan diferentes convenios por parte del deudor y acreedores. En caso de llegar a un acuerdo se procederá a darle acción.

3- Fase de liquidación

El deudor puede solicitar que se inicie la fase de liquidación. Una vez comenzada, perderá todo el control sobre la administración y gestión de sus masas patrimoniales ya que recaerá sobre el administrador concursal. Esta liquidación consiste en vender todos los bienes del deudor con el objetivo de pagar la mayor cantidad de deuda posible.

4- Fase de Calificación

Este es el momento de hacer una reflexión sobre cómo ha ido el concurso y las causas que lo precipitaron. Se verá entonces si el origen de la insolvencia fue provocada por dolo o culpa grave del deudor.

Es importante señalar que cada concurso de acreedores es un mundo y plazo de su resolución puede abarcar desde dos meses hasta varios años.

¿Conocías el procedimiento del concurso de acreedores?

Foto creada por katemangostar – www.freepik.es