6 técnicas infalibles para negociar tu financiación con la banca

//6 técnicas infalibles para negociar tu financiación con la banca

6 técnicas infalibles para negociar tu financiación con la banca

Como empresario o profesional freelance tienes que ser consciente de que aunque la financiación alternativa es una excelente opción que sin duda te aconsejamos incluyas entre tus fuentes de recursos económicos, la negociación con la banca también será necesaria para el crecimiento y desarrollo de tu negocio.

Y es que ambos tipos de financiación están presentes en el mercado para complementarse y no competir.

Como profesionales financieros con más de 20 años de experiencia en el sector, queremos dedicar este post a contarte 8 técnicas de negociación con la banca que funcionan. Y es que si dominas el arte de la persuasión tendrás el éxito prácticamente asegurado.

6 Técnicas infalibles para negociar con tus bancos

1- No pongas el 100% de la financiación de tu negocio en manos de una sola entidad

Si te fijas en el titular he nombrado a los bancos en plural y ha sido a propósito. Trabajar con una única entidad bancaria puede ser arriesgado ya que no estás diversificando tus oportunidades de captación de recursos. Igual de peligroso lo puede ser trabajar con todos los bancos que te ofrezcan financiación.

Como decía el refrán lo mejor es huir de los extremos y situarse en un punto medio.

Ni una ni todas, lo ideal es trabajar con dos o tres entidades bancarias como mucho y acudir a cada una de ellas según nos interese o el tipo de operación que queramos solicitar.

2- La negociación es un arte pero se aprende

Antes de acudir a tu banco es importante que hagas un ejercicio de reflexión ¿qué es lo que tu negocio necesita? ¿qué tipo de operación le conviene a tu empresa en este momento? ¿en qué fuente de financiación de entre todas con las que trabajas encaja mejor tu necesidad actual?

Una vez tengas 100% claro lo que necesitas amplía la reflexión a decidir hasta qué punto estás dispuesto a ceder para conseguirla.

Piensa que los bancos están negociando todo el tiempo, esta es su actividad y por supuesto van a buscar su propio beneficio.

El arte de la negociación será la capacidad de alinear sus intereses a los tuyos.

3- Presenta tu propuesta con convicción y transparencia

Cuando acudas al banco aclara las siguientes cuestiones con convicción:

— Qué necesitas

— Cómo lo necesitas

— Por qué lo necesitas

— Para qué lo necesitas

Es importante actuar con veracidad, no merece la pena mentir ni ocultar información. Si la entidad procede al estudio de la operación tendrás que presentar una amplia burocracia documentaria en la que sin duda descubrirán tu mentira u omisión.

Esto hará que desconfíen de ti y desde luego no es la mejor manera de comenzar una negociación de financiación.

4- Guarda tus mejores cartas para el final de la partida

Si entendemos la negociación como una partida de cartas, como buen jugador deja tus mejores cartas para el final. No muestres todas tus armas desde el principio.

Prepara, planifica y crea una estrategia para una presentación de éxito. En los detalles radicará un buen resultado.

Con cada carta que saques aunque sea para ceder siempre tendrás que sacar algo a cambio.

5- Un buen pasado juega a tu favor pero no lo es todo

El hecho de tener un buen expediente financiero y una intachable capacidad de reembolso te ayudará y mucho a la hora de conseguir nuevas operaciones, pero no te garantizará el éxito.

Lo importante es el presente y también las predicciones futuras a medio plazo de tu actividad.

Pon el foco en demostrar con hechos lo buen pagador que has sido y seguirás siendo. ¿Cómo? mostrando los diferentes recursos con los que cuenta tu negocio para generar ingresos y poder pagar.

6- Ármate de paciencia

Las negociaciones con las entidades bancarias no son precisamente rápidas. Hay mucha jerarquía y burocracia por lo que los tiempos de espera en función de la operación pueden ser largos.

Ya sabemos que el que espera desespera, pero las prisas en temas de financiación no son buenas consejeras. Intenta conseguir compromisos  y fechas concretas para marcar una meta.

¿Tienes una póliza de crédito con el banco y te va a tocar renovarla? Dos consejos más que te proporcionarán un ahorro inaudito

Si el vencimiento de tu póliza de crédito está próximo, es importante que prepares con al menos dos meses de antelación todo lo necesario para su renovación con el banco. Es importante hacerlo a conciencia ya que el banco no tiene ninguna obligación de renovarla y volverá a pedirte documentación para su estudio.

Por otra parte te hago una pregunta, ¿tienes la cuenta corriente de tu negocio vinculada a la cuenta de crédito?

Lo más probable es que no ya que nadie lo hace, sin embargo, no te imaginas el ahorro que puede proporcionarte esta conexión.

El dinero depositado en una cuentas corriente no te genera rentabilidad ya que no suele estar remunerada o si lo está es a un tipo muy bajo. Por contra, el tipo de interés que le pagas al banco por el  uso de la cuenta de crédito es muchísimo más elevado entonces ¿por qué recibir un 0% de interés por tu dinero en cuenta corriente que al fin y al cabo es dinero que tú le prestas al banco cuando ellos por prestártelo en la cuenta de crédito te cobran un alto tipo de interés?

Seguro que nunca lo habías pensado…

Si conectas las cuentas tendrás dos beneficios:

1- Nunca te quedarás en descubierto por el pago de un recibo (en la cuenta corriente), si no hay saldo en esta se cargará en la de crédito. Te evitarás disgustos y comisiones por descubierto.

2-  Cuanto menos dispongas de la cuenta de crédito menos interés pagarás, por lo que es interesante que cada semana hagas un traspaso de la cuenta corriente de empresa a la de crédito.

En ocasiones ocurre que tenemos la cuenta de crédito dispuesta en más de 5.000€ y a lo mejor contamos con un saldo en cuenta corriente de 3.000. ¿Por qué disponer tanto de la cuenta de crédito si tenemos saldo suficiente en la corriente? Si haces las cuentas, el ahorro que consigues con esta sencilla práctica es realmente increíble.

Con todos estos consejos ya estás realmente preparado para convertirte en el mejor negociador con tus bancos.

¿Te ha resultado útil este artículo?

Nos encantará conocer tu opinión

 

 

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info.

Aceptar